sábado, 17 de octubre de 2020

Impostor [Reto juevero]

 


 

Loki avanzó ante su victima, su personaje verde oscuro, el negro estaba realmente distraído observando las cámaras en busca del último impostor en la nave.  Por que en un juego donde existían tripulantes e impostores, como Among Us, uno debía ganar.

 

Y el papel de impostor, que le fue indicado a Dios de las mentiras y el engaño, al inicio de la partida desató una adrenalina en sus venas. No pudo resultarle mejor. El grandioso Loki había arrasado con cada una de sus víctimas, una por una, culpando a individuos que habían estado en el lugar equivocado, señalando a otros mientras se movía por las alcantarillas apuñalando por la espalda a cada uno de los tripulantes.

 

Su juego había sido por completo perfecto. Solamente debía matar a uno más y la victoria estaría segura. Acerco el mouse al botón de kill listo para presionarlo cuando un mensaje apareció en la pantalla.

 

Emergency meeting

 

 

―¿Qué sucede? ― Habló Loki conteniendo todos los sentimientos  negativos que se desataban en su interior.

 

― Solo quedamos tres, así que hay que funar al impostor antes de que gane. ― Hablo el rosa con total seriedad. Su voto apareció en la pantalla. ― Bien, es el verde, Negro, votadlo y ganamos.

 

―¿Estas jodiendome? Basta, es el rosado Negro, votandlo. Has visto que me escanee. Votad al rosa y ganamos negro.

 

Loki presionó el nombre del rosado y palomeó mandando de esta forma su voto. Solamente faltaba el negro. El voto decisivo. Loki debía jugar absolutamente bien sus cartas.

 

― Es que no estoy ya seguro de que te haya visto escanearte Verde y el azul te ha acusado. Así que por descarte…― Estaba por presionar el botón.

 

― ¡Espera negro! ¿Qué acaso no he estado contigo en cámaras y no te he matado? Hemos estado en sitios donde pude haberte matado.

 

― Lo que acabas de decir tiene sentido, verde. ―Dijo el negro.

 

― ¿Eres semejante pelotudo? ¡Te estas creyendo esas patrañas! Es el verde, el verde.

 

Los números en rojo comenzaron a avanzar y sin decir una palabra, en el ultimo segundo el negro vota, pero es skip vote.

 

― ¡Nos has jodido, Negro! ― Gritó el rosado al ver el mensaje de la pantalla.

 

 

Nadie ha sido eyectado (Empate) 

1 impostor restante.

 

 

 

Los segundos transcurrieron en que los tres se quedaron rodeando la mesa del comedor del botón. Loki se acerca al rosa sin piedad y le clava el cuchillo en la cara.

 

― A chuparla, por culparme. ― El cuerpo del rosa cae al suelo.


 

Victoria

 


Aparece en la pantalla mostrando su imagen de su muñeco verde en el centro. La sonrisa más resplandeciente se refleja en el rostro de Loki mientras escucha las voces de los jugadores quejándose cuando vuelven al inicio.

 

Suelta una carcajada estridente burlándose de cada uno de ellos, porque mientras el Dios de las mentiras y el engaño este ahí, el sería el mayor impostor de la historia de Among us.

 

 *

*

*




¡Hola queridos lectores!


Espero les haya gustado mi relato para el reto juevero que esta semana organizó Roxana R. de Soñando uno de tus sueños. Aqui puedes ver la premisa de la idea, que ha sido maravillosa y un reto que he disfrutado tanto que lo he hecho dos veces jajaja.

Me he emocionado con la idea y ha salido un relato sumamente largo (considerando que el límite es de máximo 400) y al verme en ese dilema he tomado un fragmento de la idea y la he adaptado para que saliera esto, de lo cual igual estoy satisfecha. Si quieren saber como ha salido toda la partida de Loki desde el inicio, presionen aquí, donde podrán ver el relato largo que decidí compartir por que me ha encantado.


Terminología del juego a los que no lo conocen o han decidido no jugarlo:


Escaner: En el juego hay una sala de enfermeria donde puedes escanearte y solamente los tripulantes son capaces de eso. Por lo cual demuestra automaticamente tu inocencia.

Skip vote: es saltear o votar en neutro cuando no han visto nada implicatorio o no saben por quien votar.

Emergency meeting: En la cafeteria del mapa del juego hay un botón que puedes apretar cuando quieres convocar una reunión para discutir sobre alguna cuestión que hayas visto, una sospecha o si sabes quien es el culpable.


Muchas gracias por leer y gracias a Roxana por tan grandioso reto juevero.


¡Que esten bien!


Úuntulis

Leer más...

Impostor [Versión extendida]

 






El muñeco rojo con los dedos en los labios en señal de silencio apareció en la pantalla, y su papel en esa ronda aparece en brillantes letras.

 

Sonrió en demasía cuando las letras en rojo aparecieron y los micrófonos se mutearon. Se deslizó por el plano uno de la nave llegando a la administración y simulando pasar la tarjeta. Los otros jugadores deslizaron la tarjeta con rapidez y se fueron todos juntos, incluyéndolo. Aunque sus ojos se fijaron en un individuo que se quedó en la sala, posiblemente por su dificultad de deslizar la tarjeta. Regresó sin ser visto y apretó el botón de kill, para después huir por la alcantarilla.

 

Apareció en la sala medica en el momento que otro llegaba. Loki se puso levemente nervioso ante eso, pero el individuo pareció no notarlo. Se escaneó enfrente suyo y el simuló hacer una misión ahí.

 

La alarma sonó revelando que habían encontrado el cuerpo. Accionó el micrófono reprimiendo su emoción.

 

¿Qué ha pasado? Habló el de color rojo.

 

―He encontrado el cuerpo descuartizado de verde claro en administración, he llegado a arreglar los cables y lo he visto. ― El negro expuso la situación.

 

― ¿Había alguien cerca? ―Habló Loki simulando interés.

 

―Ni un alma, pero la barra de tareas no ha subido tanto, dejen de hacerse boludos y hagan sus misiones. Voten skip. ― El negro puntualizó.

 

―Solamente para decir que muchas veces el que mata, reporta para pasar desapercibido. ― Loki sembró la duda en el momento en que la votación terminó.

 

Escuchó de fondo las maldiciones del negro antes de que todos se mutearan.

 


Nadie ha sido eyectado (salteado)

Queda 1 impostor

 


Loki direcionó su muñeco a navegación donde encontró a un par, el rojo y el naranja. Saboteó la luzy entró sin ser visto. Se acercó donde el naranja y lo mató con su largo cuchillo. Sin esperar más se metió en la alcatarilla de abajó y justo en ese momento la luz volvió, al mismo tiempo que café entraba y reportaba el cuerpo del naranja que yacía a un lado del rojo.


La votación se abrió y los micrófonos se abrieron.

 

―¡Es el rojo, joder, lo ha matado cuando se fue la luz y justo en ese momento entré!

 

― ¡No soy yo, lo juro! ― Gritó exaltado al mismo tiempo que hablaba el café.

 

Loki reía en silencio intentando que el sonido de su satisfacción no fuera evidente. Esa había sido una espléndida jugada, ya que había aventado a los leones al rojo.

 

―¡Tenías el cuerpo a un lado, eres tú!

 

―De verdad que no, estábamos juntos el naranja y yo, pero se ha ido la luz y de seguro el asesino aprovechó eso para inculparme. ― Loki levantó la ceja ante esa teoría.

 

Las votaciones no se hicieron esperar hasta que solamente el negro quedó sin dar un votó.

 

―¿Estás seguro café?

 

― Que lo he visto a un lado, eso es mucha coincidencia.

 

― Bueno, si no es él, eres tú café.

 

El último voto apareció la mayoría de votos fue evidente. Loki rompió a reir cuando su microfono fue muteado mientras veía el muñeco rojo volando en el espacio.

 


El rojo no era un impostor

Queda 1 impostor.

 

 

Se dirigió a armería donde los otros seis se dirigieron para hacer la misión de destruir piedras. Todos estaban alineados de la misma forma y una sonrisa espeluznante surcó su rostro cuando le clavó el cuchillo al celeste y se alejó levemente simulando irse y se acercó de nuevo dándole al botón report.

 

―¿Qué jodido ha pasado? ― Exclamó con gran fuerza el café.

 

― Que he terminado de hacer la misión en armería, me he alejado y veo el cuerpo del celeste a los pies del café.

 

Todos hablaban a la vez intentando entender como habían matado a alguien en las narices de todos, culpándose entre ellos y viendo como poco a poco se iban despedazando. Loki sonreía ampliamente mientras disfrutaba la jugada que había realizado. Ese era un nivel avanzado de asesinato ya que podía haber sido visto por todos los presentes. Pero su maestría en el juego y saber jugar sus cartas le dieron la victoria en ese punto y se iba a salir con la suya. Ya que por lo que habían dicho anteriormente, nadie sabía que había sucedido, todos estaban juntos. Habían dicho que era un asesino temerario y era cierto. Loki no le temía a nada, la adrenalina en sus venas al matar incrementaba su emoción y lo motivaban a planear su siguiente jugada aún más impresionante.

 

― Solamente quiero decir que café ha culpado a un hombre inocente en la anterior votación, esa fue su táctica para sacarlo del juego. ― Loki habló con total tranquilidad y un deje seguro en su voz, para imponer su decisión ante el resto.

 

― ¡Es verdad, es el café! ― Habló el azul.

 

Los votos comenzaron a aparecer con rapidez en la caja de votación mientras los segundos se iban reduciendo.

 

― Solo diré que no soy yo y tengo la mente en paz. Tengo escáner, vayamos para que les muestre.

 

― Andate al espacio con tu puñetero escáner. ― Habló el blanco con fuerza.

 

Todos los votos fueron para el café y su cuerpo salió eyectado de la nave.

 


Café no era un impostor.

1 impostor restante.

 


Los micrófonos se mutearon empezando de nuevo el juego. Loki se movió hacia abajo yendo a electricidad donde encontró al blanco realizando una misión. Saboteó el oxigeno obligando al resto a acudir mientras clavaba su cuchillo en la espalda del blanco. Se adentró a la alcantarilla y salió en la sala médica.

 

La alarma fue silenciada y el negro entró a la enfermería junto con él, Loki fingió hacer la tarea de ahí mientras el negro se escaneaba. En eso aparecer un aviso en la pantalla.

 


Discuss


 

―¿Qué ha pasado? ― Habló el negro.

 

―¿Dónde? ― Habló al mismo tiempo el rosado intentado obtener información.

 

―En electricidad he encontrado al blanco al fondo. Esperaré al que el culpable tenga la decencia de hablar ya que es bastante evidente. ― Habló con gran seriedad el azul.

 

Todos quedaron en silencio uno segundos que eran valiosos en esa corta votación.

 

―Bien, en vista de su descaro. Es el verde oscuro. Votedlo y ganamos.

 

Loki torció su boca en un gesto e intentó componerse para contratar tan acertada acusación, pero ¿en base a que era su acusación? Primero debía obtener información

 

―¿De qué hablas?

 

― Ha sonado la alarma del oxigeno y tú has sido el único que no ha ido, y justo en ese momento aparece blanco muerto en electricidad. Eres tú, votadlo.

 

Todos comenzaron a cuchichear mientras Loki observaba como había subestimado a esos críos mortales, tachándolos de idiotas sin sentido común, pero lo habían sorprendido. Solo un poco.

 

―No se de que hablas. Yo estaba en el área medica escaneándome cuando sonó la alarma. Ha parado y justo en ese momento entró negro ahí ¿no es así, negro?

 

―Si, lo he visto ahí.

 

― Es más el negro me ha visto escanearme. ¿No es cierto? ― Había lanzado una carnada bastante difícil pero tantos siglos siendo Dios de las mentiras y del engaño, le había dado la facultad de decir mentiras de tal forma que cualquier persona podía tomarlas como ciertas.  

 

Las mismas personas dudaban de la verdad absoluta cuando Loki decía una de sus mentiras con todo el poder del convencimiento.

 

― Me parece que sí, él estaba escaneándose cuando entré. ― Había picado el pez. Aunque había una ligera pizca de duda en él, le servía lo que había atrapado.

 

Si obtenido un 70% de confianza del sujeto todo estaba bien. Por que la mente humana era tan manipulable.

 

― Entonces eso deja en evidencia que es el azul, ha matado y reportado. ― Sentenció el Dios del engaño con determinación.

 

― Que te jodan, verde. Yo no he sido, has sido tú. Has matado en electricidad y te has movido por la trampilla. ― El azul había descubierto su plan. De nada servía cuando tenía a alguien respaldando sus mentiras.

 

―¿Qué acaso no has escuchado que me he escaneado? Es una prueba irrefutable. No puedes pelear contra eso. Votenlo a él.


El sonido de los segundos acabándose llenó cada uno de los audífonos de los tripulantes y las votaciones llovieron en un segundo. El contador llegó a cero. Loki sentía el sudor tras la nuca de que posiblemente sus mentiras no hayan alcanzado para convencer al rosado de votar contra el azul.

 


Azul no era un impostor.

1 impostor a bordo.

 


En ese momento Loki se dio cuenta de que la barra de tareas estaba casí llena, hecho que lo angustió. Debía matar al primero que se le atravesara una vez que pudiera y ganaría. El juego perfecto.  Se movió por el lado derecho yéndose hacía el reactor encontrando al negro en las cámaras. 

 

Se acercó con sigilo. Realmente lamentaba matarlo ya que él lo había llevado a la victoria en la ronda anterior. Realmente no lo lamentaba, se regocijaba de que el negro había cavado su propia tumba. La flecha se posicionó encima del botón de kill y cuando estaba por apretarlo el botón central sonó.

 


Emergency meeting


 

Se retorció en su sitio sintiendo la frustración subir por todo su cuerpo mientras contenía un grito atorado en su garganta. Apretaba los dientes con fuerza cuando activó el sonido de su micrófono.

 

―¿Qué sucede? ― Habló Loki conteniendo todos los sentimientos que se desataban en su interior.

 

― Solo quedamos tres, así que hay que funar al impostor antes de que gane. ― Hablo el rosa con total seriedad. Su voto apareció en la pantalla. ― Bien, es el verde, Negro, votadlo y ganamos.

 

―¿Estas jodiendome? ¿Qué acaso no has escuchado que tengo escaner? Basta, es el rosado Negro, votandlo. Ambos estamos juntos y él esta buscando echarnos. Votad al rosa y ganamos negro.

 

Loki presionó el nombre del rosado y palomeó mandando de esta forma su voto. Solamente faltaba el negro. El voto decisivo. Loki debía jugar absolutamente bien sus cartas.

 

― Es que no estoy ya seguro de que te haya visto escanearte Verde y el azul te ha acusado y él no era. Asi que por descarte…― Estaba por presionar el botón.

 

― ¡Espera negro! ¿Qué acaso no he estado contigo en cámaras y no te he matado? Por que yo no soy el asesino, hemos estado en sitios donde pude haberte matado. El rosa quiere desviar la atención, vota rosa, negro.

 

El silencio se hizo presente.

 

― Vamos a perder si me votad, vota rosa. Ambos estamos en cámaras y en vista de que andamos juntos el intenta que nos destruyamos entre nosotros. En toda la partida ha estado callado, sin decir nada. No ha visto nada.

 

― Es que el azul te ha acusado pero lo que acabas de decir tiene sentido, verde.

 

― ¿Eres semejante pelotudo? ¡Te estas creyendo esas patrañas! Es el verde, el verde.

 

Los números en rojo comenzaron a avanzar y sin decir una palabra, el en ultimo segundo el negro vota, pero es skip vote.

 

― ¡Nos has jodido, Negro! ― Gritó el rosado al ver el mensaje de la pantalla.

 



Nadie ha sido eyectado (Empate)

1 impostor restante.

 



Los segundos trancurrieron en que los tres se quedaron rodeando la mesa del comedor del botón. Loki se acerca al rosa sin piedad y le clava el cuchillo en la cara.

 

― A chuparla, por culparme. ― El cuerpo del rosa cae al suelo.



Victoria


 

Aparece en la pantalla mostrando su imagen de su muñeco verde en el centro. La sonrisa más resplandeciente se refleja en el rostro de Loki mientras escucha las voces de los jugadores quejándose cuando vuelven al inicio.

 

Suelta una carcajada estridente burlándose de cada uno de ellos, por que mientras el Dios de las mentiras y el engaño este ahí, el sería el mayor impostor de la historia de Among us.

 

*

*

*

¡Hola queridos lectores!

He tenido que hacer esta idea si o si considerando el auge que tiene este juego y que yo misma estoy bastante clavada en él. Y que mejor personaje para utilizar que el mismísimo Loki para ganar en ese juego de ingenio donde debes mentir bien y esconderte.


Aclaro que este escrito fue creado para la actividad Juevera. Este jueves le tocó a la grandiosa Roxana llevarlo y vaya que la idea me ha encantado.  Pueden entrar aqui: Soñando uno de tus sueños donde podrán ver la premisa de la actividad, que es sumamente particular.

Espero les haya gustado y que dejen sus comentarios.


Que estén bien,


Úuntulis

 


Leer más...

viernes, 16 de octubre de 2020

Una promesa [Carla Calvo]

 



Ficha técnica

                                           Autor: Carla Calvo

                                            Páginas: 8

                                           Género: Ciencia ficción, romance.

                                           ¿Donde obtener? Descarga aquí.

  


Sinopsis

Los ojos de Zeta contenían algo que Bullet jamás había podido replicar en ninguna de las esferas de cristal que había diseñado para sus robots: una promesa.


*


Hoy he decido leer algo más ligero y aprovechando los centenares de historias que pueden encontrarse en Lektu, desde algo corto a libros autopublicados. Siempre hay que dar oportunidades de leer donde sea, de la extensión que sea y podremos llevarnos una grata sorpresa. 


La presente ha sido una grata sorpresa ya que realmente esperaba algo bastante sencillo, por que el título aunque podría tener distintas connotaciones. Una promesa a simple vista puede ser considerada a la perspectiva de cada lector,debido a que pueden existir muchos tipos de promesa, la autora ha decido enfocarse a una cuestión romántica. Cosa que realmente siempre es un deleite para mi leer.


Nos sumergimos en la historia de Bullet, una protagonista a mi parecer fascinante. De lo poco de su personalidad que nos permiten ver, puede apreciarse alguien con una gran voluntad, determinación y con grandes esperanzas que puede apreciarse en las primeras paginas donde algo tan cotidiano para ella es algo como ver un unicornio, como lo más maravilloso del universo. Y eso tiene mucho que ver por la realidad que ha creado la autora.

El inicio es un poco confuso ya que nos deja ver un mundo que a mi parecer es distópico ya que menciona que han dejado ir libertades para el avance de la población, lo cual me hizo anhelar leer algo más largo por la premisa que te mostraban. Los toques de ciencia ficción con el romance es lo que todos necesitamos leer. Cada una de las pistas que va soltando para que el lector se haga una idea del mundo en que se desarrolla la historia es un buen deleite. Quiero leer más, más de ese mundo, esas situaciones, la humanidad que queda y la tecnología que los rige. 


He de felicitar a Carla por lograr eso, que los lectores quisieran leer más y si ella decide hacer algo con la misma idea, pero un libro completo mostrando todo ese mundo que ha creado, sin dudarlo iría a leerlo.


Se debe destacar de igual forma su forma de narrar que es exquisita, utilizando metáforas correctas, palabras que adornan esa peculiar narración, he disfrutado cada una de las palabras expuestas. Como las ha transmitido y como ha elegido cada una de esas. Muy bien desarrollado todo.


Finalmente cabe mencionar el otro personaje que sale, que me ha generado tanta curiosidad de un porqué, cómo y un porque. De saber como habían llegado a ese punto, que aunque ella te muestra un pequeño panorama, quiero más, lo necesito. 


Sin más que decir, los invito a leer este grandioso relato que les llevará ni media hora devorarse las letras y hundirse entre las palabras. 





Puntuación





Úuntulis






Leer más...

viernes, 9 de octubre de 2020

La magia de dos mundos- Los ojos de cristal [Carmen Hergueta]




Ficha técnica

Autor: Carmen Hergueta.
Páginas: 312.
Género: Fantasía
Año de publicación: diciembre 2015.



Sinopsis

Alise se enfrenta desde los ocho años a una vida complicada, ya que desde que su madre los dejó, su padre se convirtió en otra persona por completo. Pero su vida cambia el día que su cuerpo experimenta un suceso de los más extraño. Carol le ayudará a comprender la verdadera naturaleza que la rodea y el secreto que su madre escondía. A partir de ese momento, las historias que su madre le contaba de pequeña cobran vida frente a sus ojos, obligándola a recorrer un camino de la mano de la oscuridad.



Reseña

He demorado más de la cuenta en traer esta reseña por cuestiones de tiempo y de mi propio internet y ya ante ustedes se encuentran.

Cabe aclarar antes de tiempo que es una historia juvenil, por lo cual cualquiera puede sentarse a leerlo sin problema ya que la forma de narrar de la autora es bastante sencilla, fresca y de rápida lectura. No utiliza palabras rebuscadas ni intenta embellecer el escrito sin éxito. Realmente es un libro que puede leerse sin mucho problema en un par de días. 

La historia, como la sinopsis dice, te deja entrever poco a poco los secretos que la madre de Alise ocultaba comienzan a salir a la luz, y como es admisible la propia protagonista no cree en eso. Piensa que son patrañas, por que ¿quién pensaría que existen otros mundos a parte del humano? Imposible. Y es entendible, muchas personas realmente necesitaban ver las cosas para creer en ellas. 

Realmente por como avanzaba las cosas pensé que sería cosa de un solo libro. Que ella descubriría sus poderes, que se entrenaría y la amenaza inminente llegaría hasta ella, hundiéndola en una batalla feroz donde los tres mundos se vieran implicados. Sin embargo, es una trilogía, por lo cual eso queda para el último libro, supongo.

Hay que aclarar algunos puntos antes de seguir, que aunque de alguna forma son spoilers, es necesario conocerlos. La autora nos creó tres mundos. La Tierra que sería la zona neutra. Ossins que es un mundo donde la oscuridad, el fuego envidia y malicia gobierna y por ultimo Cirvas, que es el mundo que es gobernado por la paz,  luz, y el agua.  La madre de Alise pertenecía a esta ultima, por lo cual la protagonista vendría siendo habitante de Cirvas.

Una vez aclarando esto, vayamos por la trama de la  que en este libro tenemos a Alise encontrándose con un chico de Ossins, que al aparecer al inicio el lector piensa que algo malo sucederá con esto. Pero es aqui donde la historia da un giro que ciertamente no me esperaba (considerando que yo esperaba que fuese solo un libro) y Alise se ve forzada a ir al mundo oscuro junto con él, a Ossins, por que Zarok la necesitaba algo, para poder conseguir algo que deseaba más que cualquier cosa y que poco a poco van revelando.

Se empieza su travesía con este chico que en teoría debería ser su enemigo, más sin embargo, las cosas se salen sin control. Y es aquí donde tengo el primer dilema de la historia. Ella admite unos días después de empezar toda esa travesía que decidió ir con el y volver (ya que pudo escapar en alguna ocasión), que regresó y sigue con él por que lo ama. Lo cual veo inverosímil considerando que llevan apenas unos días de conocerse y aunque están pasando mucho tiempo juntos, todo eso es nuevo para Alise. Y me causa un ruido tremendo, por que la autora nos lanzó a la cara un romance que no tiene ni pies ni cabeza, ninguna base de origen y ni un correcto desarrollo.

Dejando de lado eso, la trama es interesante, como te va mostrando los diferentes escenarios del mundo de Ossins, viendo a su población y como todo el mundo estaba corrompido, adicionado a eso la "relación" que iba formándose entre Alise y Zarok. Disfruté bastante cada uno de los panoramas creados por la autora y admito que hizo un gran trabajo en la creación de no solo un mundo diferente, sino dos, lo cual debió ser una tarea inmensa y dura, tener visualizado esos mundos y lograr transmitirlos a los lectores.


Ahora entramos a terrenos peligrosos. 

La protagonista y su vida. La vida más lamentable, y es algo que siempre pienso. Cuando usar a las protagonistas mujeres las ponen siempre tan miserables como sea posible, tan...rotas. Y es que eso es, Alise estaba rota. Y comienza a unirse cuando su amiga de la infancia llega de nuevo a su vida, Alison. Ahí tengo otra queja en cuando a la autora...Alise y Alison. De todos los nombres que existen sobre la tierra solamente uso variables en un mismo nombre. En fin, ese es un comentario personal que no interviene en la trama.

Debo hacer hincapié en que la reseña resalta a Carol, que la ayuda a comprender un poco de su vida o de los secretos que se ocultan desde su origen, como nos dice la autora. Realmente difiero en ese aspecto por que ciertamente Carol, aunque sea en el primer libro no tiene un papel primordial, tal vez al inicio, considerando que su madre la manda con ella, pero realmente la superación y desarrollo del personaje no se debe a ella. La consideraría un personaje sencillo sin mucha profundidad.

Y una vez aclarado eso, tengo que ser honesta y decir mis preferencias personales en cuando a protagonistas es que sean de carácter establecido, fuerte y que no se dejen de nada ni de nadie, con mucha personalidad. Lo cual me genera el conflicto más fuerte que me generó leer este libro, que Alise en si es todo lo contrario. No considero que...tenga una personalidad en si. Ni una voluntad fuerte. Por eso mi queja más que nada es considerando el mundo mágico que creo la autora, descuido su elemento más importante, la protagonista. La hizo tan débil para el entorno en el cual esta. Posiblemente lo hizo adrede para demostrar su grande desarrollo y su avance, pero a mi más que nada me pareció sin ninguna particularidad que la haga diferente a las protagonistas femeninas que hacen en otras historias juveniles, ya que siempre usan la misma formula, la chica con una historia trágica y sin ninguna personalidad. Por que me estresaba en exceso que se desmayase por cualquier cosa o que lo que NO debería hacer, lo hacía o de todo le pasaba. No se como no murió desde el inicio, ciertamente. Y esa fue la principal razón por la cual tardé en traer la reseña más que nada.

El final de la historia realmente no me lo esperé, pensaba que ella terminaría yéndose o él, pero fue un poco inesperado, aunque terminarlo de esa forma abierta para dar pie a los otros libros era de esperarse. Pero es seguro que seguiremos viendo como se desarrolla esa relación entre ellos y como de alguna forma...todo vuelve a iniciar.


Un libro lleno de fantasía, magia y que si eres amante de esto, no puedes evitar resistirse a la magia de dos mundos.


Puntuación





Úuntulis


Leer más...

lunes, 5 de octubre de 2020

Confesiones- Contención

 





Maldecía en su interior mientras le ponía papel aluminio al recipiente de cristal que contenía unos ribeyes y lo ingresó al horno de aquella cocina rustica. Observó el reloj en la pared tomando el tiempo de cuanto iba a demorar el horneado. 

Ingresó a la regadera mientras tanto, deshaciendo cualquier olor a carne o condimentos fuera de su cuerpo. Sentía el agua recorrer su cuerpo mientras unos ojos no salían de su mente. Sus manos acariciaron partes de su cuerpo y apretó los labios con fuerza. Debía calmarse. 


Pero ¿cómo iba a lograr tan osadía? 


Por primera vez en su vida, la habían rechazado. Sintió un ardor en la boca del estomago de la vergüenza pasada en ese momento. Linnette se había equivocado en grande.


Inocentemente creyó que estaba teniendo avances significativos en estos cuatro meses. Al contemplar a Noah tragar profundamente cuando reveló algunos de sus pecados, esas miradas cargadas en el confesionario, esos orbes grises  contemplándola con gran intensidad, miradas que agitaban todo su interior. Esos roces entre sus manos cuando él buscaba consolarla de alguna forma física. Pero aquel masaje que despertó sus más feroces instintos, generando que las cosas se fueron al carajo. Linnette de verdad iba a lanzarse encima de él en ese momento e iba a terminar profanando ese cuerpo puro. No le importaba nada jodido en ese punto. Su cuerpo mismo agonizó por tenerlo entre sus manos y dentro de ella. Por el olor masculino propio que desprendía, aquella mirada satisfecha resultante de sus manos y tenerlo tan…dispuesto. 


Maldijo en ese momento al sacristán por haber interrumpido en ese momento. Aunque ahora mismo ella no podía estar segura de nada.


Por que ese grandioso avance que presumía se fue directo a la nada el día anterior que acudió a la casa del clerigo. Linnette lo sintió, percibió su pulso más alto de lo normal, sus ojos hicieron contacto un leve segundo en que le acomodaba el cuello. Ella realmente pensó que había visto la señal de que lo había logrado. Sin embargo en un giro impensable de los hechos, Noah le tiró cada uno de sus avances a la basura al soltarse de forma tan contundente de su agarre ¡Ni siquiera había intentado algo! Le estaba abotonando la camisa cuando su cabeza gritaba que se la arrancara. 


Y ahí supo que estaba haciendo las cosas realmente mal. Él se oponía por completo a su enchanting y no daba señales de haber dudado en lo absoluto. Vio la voluntad en sus ojos y supo que no podía seguir jugando de esa forma. Había perdido cuatro meses en esa estrategia y la ansiedad la golpeó con fuerza cuando entendió que debía jugar de otra forma.


Linnette debía contenerse aún más, por completo.


Sintió su parte intima contraerse ante esa revelación, por que ella misma lo necesitaba. Jamás se había visto atraída de esta forma por un hombre, aunque realmente nunca había tenido que esperar a un hombre. Ellos venían en su búsqueda y tenía hasta la posibilidad de donde elegir. 


Linnette  siempre había tenido todo lo que quería, hasta ahora.


Y eso estaba jodiendola en grande. Porque a pesar de lidiar con esa cuestión, adicional a eso debía contenerse aún más. Y de por si ya era muy complicado no querer tener sus manos sobre él todo el tiempo. Cerró la llave y tomó una toalla para salir de la ducha y arreglarse para poder recibirlo.


Rita  había ido a confesarse y se quedaría después a la misa de cuatro, para después venir junto con él, evitando de que esta forma él decidiera echarse para atrás. Linnette había decidido quedarse para arreglar todo lo necesario para la cena. Aunque ella misma no estaba del todo segura ahora. Por que tenía que acomodar las cosas de forma adecuada.


Se frustraba al entender que tenía dos obstáculos evidentes. Noah Rusbell solo viendo su lado masculino era un hombre, muy, demasiado, complicado. Podía determinar que en condiciones normales atraparlo hubiese sido cercanamente difícil. Por que el no caía a cualquier provocación, ni a cualquier mujer. Era cuidadoso en ese aspecto. Ella hubiera tenía que adentrarse bastante, de la misma forma delicada. Y el mayor de sus obstáculos era su título clerical. Qué tenía un peso enorme que no había calculado de forma eficiente. Linnette tenía que pasar los obstáculos uno a la vez. Cuando hubiese caído uno, el siguiente sería más…sencillo. O eso quería creer.


Prendió la luz del horno y sacó el recipiente revisando la carne. La depositó en una tabla de madera dejándola reposar para que los jugos se absorbieran y en ese momento la puerta de acceso indicó que habían llegado. Observó su reflejo en las ollas que estaban colgadas en la cocina e intentó calmar su pulso. Se repitió mentalmente que debía comportarse de la mejor forma.


Salió queriendo ir a retocarse los labios cuando al salir de la cocina se detuvo abruptamente al verlo parado cerca al comedor. Desvió un segundo la mirada encontrando a la vieja Rita metiendo los abrigos en el armario correspondiente. Linnette simplemente lo observó de forma furtiva. ¿Cómo podía verse tan malditamente ardiente vestido de una forma tan común? Playera blanca que hacía un contraste delicioso con su piel y unos pantalones café. Linnette sentía que la temperatura había subido con intensidad.


―Noah, bienvenido. ― Se sintió idiota al no saber que más decir. ― Pondré la mesa enseguida. 


Se adentró a la cocina buscando los cubiertos y pensando en cuantas cosas podrían pasar en esa casa. Respiró profundamente dando una vuelta para buscar los tapetes donde irían los platos. Los cubiertos en sus manos se cayeron al verlo de frente a ella, en la cocina.


―Lo siento. ― La había tomado por sorpresa. ― Te ayudaré.


Ambos se bajaron para recoger los cubiertos y sus miradas se encontraron unos segundos, aunque sus manos seguían en búsqueda de los objetos de metal, ocasionando un leve roce entre ellas. Ella bajó la mirada alarmada y alejó el contacto sonriendo con vergüenza levantándose con un par de cubiertos en la mano. Su alma casi se sale de su sitio al verlo tan cerca y sentir su aroma real colándose en el poco espacio entre ellos.


―Rita no permitirá eso, ahora me ocupo, puedes acompañarla mientras tanto. ― Sin hacer mucho caso se llevó los platos que estaban apilados, los vasos y los pequeños manteles, colocando todo.


La dueña de la casa solamente observó mientras reía, Noah era demasiado servicial y aunque ella quisiera decir algo al respecto sabía que no hubiese servido de nada. Lo observó traer los cubiertos y colocarlos en su sitio. Era su manera de agradecer tal invitación.


Linnette salió con el recipiente de cortes de carne para ponerlos en el centro, regresó a la cocina trayendo un bowl con ensalada, un plato con vegetales salteados y otro con papas cambray salteadas con ajo y especias. 


―Padre, ¿quisiera algo de vino?


Antes de que Noah siquiera respondiera Rita rebuscó entre las botellas que tenía acercando una a la mesa mientras Linnette captaba trayendo copas para eso. Noah junto con la anciana se sentaron una vez que todo estuvo en su sitio. La castaña le sirvió vino a su empleadora y posteriormente se puso a un lado del Rusbell sirviendo lentamente el chorro de vino en la copa. Noah la observó con detenimiento y ella suprimió sus ganas de rozar ese endemoniamente cuerpo atractivo que tenía a un lado. Tragó saliva cuando se alejó y se sentó sirviéndose su propio vino. Iba a tomar un trago de la fermentación de uva pero se detuvo en seco cuando los vio cerrando los ojos. Era cierto, iban a agradecer los alimentos.


Frunció el ceño por que de forma normal Rita no lo hacía, creía que ni lo recordaba, pero estando el clerigo ahí otra historia sería. Ella misma se rió mentalmente al entender que tanto Rita como ella debían comportarse de forma…adecuada enfrente suyo.


Terminaron aquella pequeña oración y la fémina prosiguió a tomar un largo trago de vino para calmar sus gritos interiores. Por que el plan de todo esto era comerse al clerigo cuando Rita, por sugerencia suya, fuese a dormir. Linnette iba a disfrutar aquello que tanto llevaba esperando, deleitándose con la piel masculina y la fuente de energía de su propia lujuria. Suspiró ligeramente al repetirse que seguiría en ayuno. Una vigilia intensiva…indeterminada. Dio otro largo trago de vino y volvió a servirse.


―Vamos padre, sírvase con confianza, le aseguro que todo esta delicioso, Linnette tiene una mano…― Le puso carne al plato del masculino y algunas papas, el simplemente sonrió con cortesía.


―No sabía que cocinabas, Linnette.


La mencionada fue traída a la conversación ya que se haya perdida en sus ensoñaciones y recordatorios constantes. Levantó la mirada observando al masculino que tenía de frente y desvió la mirada con rapidez.


―Si, supongo que se algo de cocina. ― La buena comida y el buen sexo siempre iban de la mano, ella era condenadamente buena en ambos o eso quería creer.


―¿Algo? ― La anciana rió ante ese comentario humilde. ― Esta chica hace maravillas en la cocina, debería venir a cenar más a menudo padre y así podría confirmarlo. ― Dicho eso Rita comenzó a cortar su carne en pequeños cuadros y llevársela a la boca con una buena porción de ensalada en conjunto.


Linnette misma imitó la acción, cortando la carne y deleitándose con los sabores que hacían un buen contraste en su boca. Se llevó una papa a la boca y sintió el sabor del ajo junto con las otras especias. Sonrió satisfecha.


Levantó la mirada unos segundos de su plato observando detenidamente a Noah llevarse cada una de las cosas a la boca de forma separada. Linnette contempló fijamente la boca masculina abrirse y como la lengua tocaba la comida, para después cortar la visión del interior de su cavidad bucal. Noah se detuvo de masticar unos segundos y levantó la mirada hasta encontrar su vista. Siguió masticando a la par y la conexión visual se rompió.


―Puedo confirmarlo señora Rita.


Linnette sonrió en interior al recibir tal halago, que sabía que si la comida que preparaba le gustaba, con otras cosas terminaría deleitado. Pero se reprendió ante pensamientos tan obscenos, no era el momento. No cuando había decidido, por segunda ver, a ir a pasos realmente lentos. Por lo cual, relajándose un poco ya que se encontraba cual puberta enamorada, levantó la mirada, atrayendo la atención del sacerdote.


―Siempre he querido saber Noah, ¿Por qué decidiste convertirte en Sacerdote? ― Soltó la pregunta que más le atormentaba desde meses atrás. Si iba a destruir cualquier obstáculo para conseguirlo, tenía que conocer todo respecto a los límites o más bien, sus propias creencias. 


―He tenido la misma duda, Padre. ― Segundo Rita al dejar de comer y fijar su mirada en el masculino.


Noah pareció pensárselo unos segundos mientras se llevaba una papa cambray a la boca y masticando de forma tranquila. Una vez que el alimento pasó por su garganta miró a la interlocutoria de dicha pregunta.


―Desde que tengo uso de razón estuve relacionado con la iglesia y escuchaba la palabra de Dios, en algún punto comprendí que había sido elegido para compartirla con las demás personas, tal como se esperaba de mi. ― Rita afirmó ante esa cuestión, mencionando que cada una de las personas que son sacerdotes han sido elegidos desde que nacen.


Linnette simplemente levantó la ceja, que cosa más absurda y sin sentido es eso. En primera cuenta no había dicho absolutamente nada, solo un juego de palabras. En segundo, nadie es elegido para alguna cosa determinante. No existía algo como el destino, tú hacías de tu vida de lo que quisieras, junto con tus elecciones. Ella esperaba algo tal como que de adolescente tuvo un mal camino, pero logró enderezarse con todo eso. Con lo dicho por Noah no había obtenido la información que quería.


―Entonces…¿siempre supiste que serías sacerdote? ― Confundida intentó entender su forma de pensar.


― Desde pequeño estuve en una escuela religiosa, por lo cual siempre comprendí que sería el camino más esperado. 


― Oh cierto ― Rita intervino. ― Eres de una provincia pequeña a las afueras de la ciudad ¿cierto? 


Noah simplemente afirmó. Linnette complacida ante esa información siguió la hilera de las palabras mientras se llevaba la ensalada que había cogido con el tenedor. Siempre había considerado por la forma que conocía a las personas de la colonia que sería originario de la ciudad.


―Entonces eres de un pueblo. ― Ella fijó su mirada en él con la curiosidad a flor de piel. Con un leve movimiento del rostro afirmó. ― ¿De cuál?


Noah se llevó la copa a la boca mientras bebía el liquido que restaba en su copa y se removió un poco. Linnette sonrió tenuemente al comprender que estaba algo incomodo de ser el centro de atención. 


― De Refugio.


― He escuchado que es un bonito sitio para vacacionar. ― Rita unió ambas manos encantada por tal revelación. 


Linnette se perdió levemente al intentar recordar que si había estado en ese sitio hace un tiempo. Recordó su pequeña aventura con el hijo del dueño de un sitio de aguas termales artificiales que habían creado ahí y sonrió satisfecha al recordar que había disfrutado aquella corta estadía bastante. Se había revitalizado con tal cuestión. 


Linnette entonces comenzó a determinar algunas cosas con la información ya proporcionada. Noah no tendría más de treinta años, máximo tendría treinta y cinco. Según Rita había llegado hace alrededor de cinco años a la iglesia. En ese entonces, por su actitud reservada la gente sumamente interesante de haber recibido un sacerdote tan joven, atractivo y reservado hizo que toda la colonia acudiera con el fin de invitarlo a su casa para saber más información. Él declinó gran parte de las propuestas afirmando que tenía que adaptarse a la parroquia, a las cuestiones internas y saber como habían quedado las cosas antes de que el antiguo padre se retirara que sería en cuestión de un par de meses.  Posterior a eso, luego de un par de años, solamente sabían que le habían asignado esta iglesia, que su familia siempre había sido bastante religiosa y que era hijo único. Nadie más paso ese límite. Ahora ella sabía que era de ese pequeño pueblo llamado Refugio y que había venido a la ciudad de León para ejercer su papel de sacerdote.


― ¿En el pueblo de Refugio hay una escuela de preparación para el sacerdocio?


― Es el único entre los pueblos cercanos, ciertamente. Y me atrevo a decir que de las mejores a nivel país. Conocí a diferentes personas que venían de ciudades con el único propósito de estudiar ahí.


Linnette lo miraba con gran curiosidad, ya que no recordaba haberlo visto hablando tanto de él mismo, ya que solía reprimir muchas cosas cuando estaban trabajando para la colecta de caridad. Tal vez se debía a que ella misma tenía otras prioridades en su cabeza para que le importarse su origen o que lo había llevado hasta ahí. Cosa de la cual se arrepintió. En ese momento ella realmente quería… conocerlo.


Lo contemplaba bastante, cada gesto y expresión, por leves que fuesen cuando Rita preguntaba sobre cuestiones de la iglesia, de las confirmaciones y cuantos niños habían empezado en la doctrina para poder hacer su primera comunión. Escuchó un sonido procedente de su empleadora y es ahí que se dio cuenta que lo había estado mirado con intensidad. Tosió intentando recobrarse.


Se levantó sin más para recoger los platos y llevarlos a la cocina, comenzando a lavarlos para dejarlos escurrir mientras el agua del té se calentaba. Ya que había hecho una tarta fría para acompañarla por un té de menta. 


Escuchó las voces de Rita y de Noah en la otra habitación, además de la risa escandalosa de la anciana ante un mal chiste que aseguraba había contado. Llevó con ayuda de una charola las tazas, el azúcar y el agua caliente. Al asentar el metal en la mesa de madera encontró la mirada grisasea siguiendo cada uno de sus movimientos.


―Usted quiere un café ¿cierto? O tal vez té. ― Noah levantó una ceja al escucharla, gesto que la castaña no entendió.


― Café esta bien.


Linnette salió de ahí con rapidez buscando el café instantáneo que tenía la anciana por sus alacenas. De igual forma llevó las tazas de té ya listas ofreciéndosela a Rita quien enseguida dio un largo sorbo.


Ingresó una vez más a la cocina, hasta el refrigerador y sacando la tarta fría, depositándola en el centro de la mesa junto con los platos y cubiertos.


Rita seguía parloteando sobre alguna cuestión de la caridad mientras Linnette cortó tres rebanadas de la tarta y se las pasaba para que empezaran a comer. Ella misma estaba por llevarse un trozo a la boca cuando Rita la miró y sonrió.


― Linnette ha hecho un gran cambio desde que llegó conmigo padre y debo agradecerle por que por toda la cuestión de la caridad la he visto…diferente.


Linnette quiso reírse en ese momento. Sin embargo, solamente fingió una sonrisa avergonzada. Rita era bastante inocente. Era eso o se estaba haciendo la tonta. Aunque posiblemente solo lo decía de dientes para afuera considerando que ella misma salía bastante con sus amigas a comer, caminar o a jugar bingo, barajas o lo que sea. Era ajena a lo que la misma castaña hacía. 


―Es el resultado de acercarse a Dios.


Ahora si Linnette quería soltar una gran carcajada. De el si podía afirmar que era por su absurda inocencia o pensar que todos podían ser buenos una vez que fueran iluminados por su falso Dios. Se llevó la tarta a la boca mientras pensaba que a pesar de que su plan original no se había llevado a cabo, había resultado todo bien.


― Bien, tengo un dolor insoportable de cabeza y necesito recostarme un momento. Linnette te encargo el resto. Lo siento mucho padre, espero que haya disfrutado la cena.


― Por supuesto, descanse.


Linnette abrió los ojos en demasía cuando vio a la anciana retirarse a su habitación del fondo. Eso la había tomado por completo por sorpresa. ¿De verdad había ocurrido, o acaso estaba soñando? No. Rita los había dejado solos. Aunque por la ultimo gesto que vió de su empleadora pareciera que iba a tomar las pastillas fuertes para el dolor que tenía para situaciones como esa. Ella terminaría cayendo dormida en cuestione de unos minutos. 


Lo buscó con la mirada, él seguía con la mirada clavada a la dirección a donde se había ido la anciana. Y de pronto el la miró con tal intensidad que la respiración de Linnette se atoró en su garganta.


―¿Qué es lo que pretendes? ― Soltó sin más el masculino.


Ella tragó saliva ante esa cuestión tan directa… ¿acaso había previsto todo lo que ella tenía contemplado? No. No podía ser ya que había frenado sus acciones desesperada. Por lo cual intentó respirar e intentar parecer confundida ante esa cuestión. Fingir que no sabía de que hablaba.


―No lo comprendo.


Noah pareció dudar levemente, analizando sus propias palabras y la forma correcta de decirlas.


―No he sido suficientemente claro…¿tú a que has venido a la ciudad? 


Linnette quiso exhalar ruidosamente al comprender a que se refería. No debía preocuparse por cuestiones de las cuales no estaba segura, además que dudaba que el mismo padre entendiera que estaba sucediendo hasta que ella estuviera encima de él. Aunque su interior se sacudió cuando él simplemente la tuteó con total familiaridad y la miraba de tal forma que le costó controlarse. Se llevó un poco de tarta a la boca, fingiendo pensar su respuesta. 


―Necesitaba otros aires, empezar de nuevo, encontrar que es lo que quiero en la vida.


Los segundos pasaron mientras Noah la contempló, ella podía suponer evaluando cada una de sus palabras. Aunque ella sonrió interiormente ya que había proporcionado una respuesta bastante ambigua como la de él. Aunque su satisfacción se enfocó más a que él mismo parecía sentir interés por ella. O talvez quería llenar el silencio en la habitación. Sin embargo, sabía que él amaba el silencio.


―Comprendo, a veces eso es necesario. ― Se quedaron unos momentos en silencio mientras degustaban la tarta.


―¿Te gusta lo dulce? ― Linnette soltó por simple curiosidad.


Noah confundido por un instante ante esa pregunta que cambiaba radicalmente el tema de lo que anteriormente estaban hablando. Él miró el pedazo de tarta que le quedaba mientras se la llevaba a la boca.


―Realmente no, no suelo comer pastel ni sus derivados. Si embargo, he disfrutado bastante esta. 


Linnette se sorprendió levemente ante esa cuestión, por que recordaba haber visto a diferentes mujeres regalarle tartas que habían horneado. La cuestión a continuación era ¿qué hacía con ellas? Reprimió una sonrisa al comprender aquella frase que Sebastían le había mencionado días atrás, en respuesta de porque solía ir a casa del clerigo con frecuencia “Siempre tiene pastel” cosa que en ese momento Linnette no había entendido, hasta ahora. 


―Oh ¿y que sueles comer de cosa normal, considerando que siempre estas con alguna cuestión de la iglesia?


Dio un trago a su café y una vez depositado la taza en el plato, fijó su atención en ella.


― Depende del día. ― Se removió en su lugar. ― Normalmente suelo ir a una fonda que esta cerca de la iglesia, aunque si el tiempo me lo permite preparo mis propios alimentos. O Sebastían suele llevar o preparar algo.


―Puedo ayudarte con las cuestiones de papeleo, organización o administración de la iglesia, para llevar un registro, para aligerar tú trabajo. Entiendo que dentro de poco empezarán a reunirse por lo de la confirmación y podría…si quieres, claro está.


Noah pareció con considerarlo un momento que pareció eterno y justo cuando la castaña iba a echarse para atrás para no presionarlo, el simplemente asintió. Linnette simplemente sonrió, perdiéndose en la cocina con los platos para dejarlos en la pileta. Eso podía asegurar que estaría cerca del sacerdote más tiempo del que había considerado. Colocó la tarta en un topper, cerrándolo con una tapa y fue a su cuarto a buscar un pequeño frasco que tenía en su cómoda. Cuando estaba saliendo a la sala lo observó con su chaqueta ya puesta y parecía solamente esperarla. Lo acompaño a la puerta entregándole los moldes en sus manos. Noah la observó con la duda en su rostro.


― La tarta que ha quedado. Rita realmente prefiere las cosas más dulces aunque no debería comerlas. ― Torció la boca, la anciana se pasaba por el arco del triunfo su diabetes. ― Lo otro es algo que compré para ti. ― Aunque verdaderamente lo había elaborado ella. Su origen de fatha venía con el conocimiento de conocer las plantas medicinales, además de conseguir aquellas de las cuales la humanidad misma no conocía que tenían grandes resultados curativos. ― Es una pomada para tus hombros, he observado que ahí se concentra tu tensión cuando estas estresado. 


Noah  le ofreció la mano ya estando afuera, el sol se había ocultado y ella enlazó su mano con la de él. Unos instantes se quedaron de esa forma, a la par que su mirada se cruzaba. Linnette sintió una corriente atravesar todo su cuerpo hasta alojarse en la boca de su estómago. Todo su cuerpo reaccionó al sacerdote con dramatismo.


― Gracias. ― Dijo sin más, dio la vuelta y se alejó de la casa para dirigirse a su casa tras la iglesia.


Linnette cerró la puerta y se apoyó en ella sintiendo su corazón brincar con violencia al sentir aún la sensación de la mano masculina entre la suya, desprendiendo su calor corporal. Pero una duda surcó su cabeza con violencia ¿Qué era esa cálida sensación que estaba consumiendo cada célula de su cuerpo?







¡Hola queridos!
Aqui el capítulo de esta semana ¿qué les ha parecido? Todo tomará una dirección diferente de ahora en adelante...

¡Saludos!












Leer más...

reseña

Sigueme en:
En este blog:

Se usan imágenes a modo ilustrativo. Si no quieres que alguna se siga usando en este blog, hazmelo saber por un mensaje y la quitaré a la brevedad posible. Todo el contenido publicado en este blog es de mi autoría a menos que sea especificado.